Fondos de pensiones de Canadá, en la mira de los expertos chilenos

A Canadá le gusta Chile. Más específicamente, el país es interesante para los fondos de pensiones de los profesores de la región de Ontario, los trabajadores de Columbia Británica y Alberta o los ahorrantes del sistema canadiense de pensiones, todos los cuales tienen sus dineros invertidos en Chile. En algunos casos, como las sanitarias Esval, Essbío y Aguas Nuevo Sur, controladas y gestionadas por Ontario Teachers Pension Plan. Alberta Investment Management Corporation, del gobierno de la provincia de Alberta, controla Autopista Central y la eléctrica sureña Saesa. Pero en otras inversiones son minoritarios, como Canada Pensions Plan, que tiene sus fichas puestas en Costanera Norte y Transelec.

Este modelo es muy diferente al chileno, porque los fondos de pensiones canadienses pueden invertir en activos muy diversos -desde salas de cine hasta eléctricas o autopistas, con énfasis en infraestructura-, y muchas veces son controladores y gestionadores de las compañías donde están. Las AFP chilenas tienen, en cambio, prohibido controlar y menos gestionar una empresa, así que son, por definición, socios minoritarios. Además, invierten directamente en sociedades anónimas y cuando ingresan a sociedades cerradas, es a través de bonos u otros instrumentos financieros.

El ex ministro y ex superintendente de Pensiones, Alejandro Ferreiro, afirma que “el modelo canadiense es un ejemplo para Chile, porque ofrece rentabilidades seguras, estables, y en el caso de las sanitarias, hay un modelo de gestión y gobierno corporativo digno de imitar”. Lo sabe bien: él mismo es director de Esval y Essbío.

Fondos como los canadienses están siendo estudiados por el World Economic Forum para extraer buenas prácticas para todos los administradores de activos de largo plazo. El abogado canadiense, académico y director de empresas, entre ellas SQM, Edward Waitzer, estima que los fondos de pensiones de su país han sido exitosos y “sus beneficios se pueden cuantificar tanto por el volumen de activos bajo su gestión como por el buen gobierno independiente que tienen, las eficaces estructuras de compensación que poseen y cómo internalizan la gestión de activos”.

En Chile mismo hay varias administradoras de fondos de pensiones que han mirado el modelo, pero sin ir más lejos. Un avance, reconocen ejecutivos del sector, es la posibilidad de invertir en infraestructura en Chile, que está en el proyecto de ley, hoy en el Congreso, destinado a aumentar la productividad del país y que se conoce como “activos alternativos”. Pero no se cambia un pilar fundamental, que es que las AFP chilenas no pueden controlar empresas.

Al momento de comparar la experiencia canadiense con la chilena, por lo menos en rentabilidades, hay cosas que mirar. Ontario Teachers, que opera desde 1990, tiene un retorno de 10,3% promedio al año, y en 2015 la rentabilidad fue de 13%.

En 2015, el retorno neto del fondo de Alberta Investment Management Corporation fue de 9,1%, pero para las pensiones llegó a 10,1% y a 3,9% para los fondos del gobierno que administra la entidad, que por definición no tienen riesgos.

En el caso de Canada Pension Plan, la rentabilidad real anualizada fue de 5,1% en los últimos 10 años, cuando empezó a invertir en forma activa. Y en el 2015 alcanzó el 18,7%.

¿Cuánto rentan los fondos chilenos? El fondo A (más riesgoso), entre septiembre de 2002 y mayo de 2015 alcanzó un retorno real de 6,39%, mientras que el Fondo E (menos riesgoso), de 3,96%, según la Superintendencia de Pensiones.

ONTARIO TEACHERS es el fondo de mayor presencia en Chile. Tiene un retorno de 10,3% promedio al año desde 1990.

http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=267821

Print Friendly, PDF & Email
%d blogueiros gostam disto: